El Gobierno eliminará las deducciones por invertir en planes de pensiones

El Ejecutivo acabará con las deducciones fiscales en el IRPF que tiene la inversión en planes de pensiones individuales y trasladará esos incentivos a los planes de empleo -los planes de pensiones de empresas que ofrecen a sus empleados la posibilidad de destinar parte de su sueldo a un plan de pensiones para la jubilación y que, en algunos casos, se los complementan con más aportaciones-.

«Desplazaremos la fiscalidad favorable de los planes individuales hacia los planes de empleo procedentes de la negociación colectiva», ha señalado el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso. Una medida que, en su opinión, beneficiará a las «rentas medias y rentas bajas».

(más…)


Declaración de la renta: cómo declarar bien tu plan de pensiones

 

Con la reforma fiscal, se redujo el importe máximo de deducción pasando de los 10.000 euros hasta los 8.000 euros, sin embargo, siguen gozando de una ventajosa fiscalidad. Así el partícipe puede deducirse sobre un máximo de 8.000 euros y el 30% de la suma de los rendimietnos del trabajo y actividades económicas.

En cuanto al máximo de aportación al sistema de previsión del cónyuge, con ingresos de trabajo y de actividades económicas inferiores a 8.000 euros se incrementa de 2.000 euro a 2.500 euros.

Asimismo, los asesores fiscales recuerdan que se pone fecha límite para rescatar en forma de capital, con reducción del 40%, sistemas de previsión social a los que se hayan hecho aportaciones antes de 2007. En el caso de jubilación en 2015 expirará el 31 de diciembre de 2017.

Desde Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda, recuerdan que que deben tenerse en cuenta las reducciones que transitoriamente se han aprobado si se rescata el plan de pensiones en forma de capital, bien por jubilación, invalidez, dependencia, desempleo de larga duración, enfermedad grave y, con carácter temporal desde 15 de mayo de 2013 hasta 14 de mayo de 2017, por un procedimiento de ejecución sobre la vivienda habitual.

Tradicionalmente uno de los principales obstáculos de los planes de pensiones es la falta de liquidez. Sin embargo, existen una serie de supuestos excepcionales que permiten anticipar el cobro del plan de pensiones como una enfermedad grave y desempleo.

Así, un plan de pensiones se puede rescatar en los siguientes supuestos:

Jubilación

Incapacidad laboral total y permanente para la profesión habitual, o absoluta y permanente para todo trabajo, o la gran invalidez.

Dependencia severa o gran dependencia.

Fallecimiento.

Enfermedad Grave.

Paro

Leer más : Declaración de la renta: cómo declarar bien tu plan de pensiones


Que el rescate no te amargue la jubilación

Tantos años esperando para cobrar lo ahorrado durante buena parte de tu vida laboral, para que Hacienda nos dé un buen susto cuando queremos percibir nuestro plan de pensiones. Si no quiere que la Agencia Tributaria se quede buena parte de lo aportado, tendrá que sentarse antes a hacer números para intentar reducir, en la medida de lo posible, el impacto fiscal en el momento del rescate.

Lo primero que tiene que tener claro es que no es obligatorio cobrar el plan de pensiones en ninguno de los casos contemplados: desempleo, enfermedad, incapacidad…, ni siquiera cuando se convierta en un respetable jubilado. “El capital acumulado se puede mantener en el plan todo el tiempo que se desee para continuar generando rendimientos”, advierte Enrique Durán, director de desarrollo de negocio de CNP Partners. Incluso puede dejarlo para sus herederos.

También tiene que tener en cuenta que “las prestaciones derivadas de los planes de pensiones se consideran, en cualquier caso, rendimientos del trabajo en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y nunca tributan en el impuesto de sucesiones (IS)”, recuerda Javier Bergé, responsable de la correduría y desarrollo del negocio de pensiones de GVC Gaesco. “Por tanto, los beneficiarios tributarán por esos rendimientos en su declaración al tipo marginal que le corresponda, ya que los mismos pasan a elevar la base imponible general”. Es decir, ni siquiera cuando se hereda ese plan lo percibido puede contemplarse dentro del impuesto de sucesiones, muy bonificado en algunas comunidades autónomas.

Así que, si no quiere arruinarse en su primera, y siguientes, declaraciones de la renta como jubilado, le merece la pena seguir los consejos que ofrecen los expertos en estas lides.

Aquí la clave está en si se han hecho aportaciones o no antes de 2007. Si es así, a la hora de hacer el rescate aún es posible beneficiarse de una bonificación del 40% del dinero aportado, cumpliendo con los requisitos marcados por la ley y siempre teniendo en cuenta el ejercicio en que acaezca la contingencia. Eso sí, únicamente nos podremos beneficiar de esa deducción del 40% en el primer cobro que percibamos en forma de capital.

Leer más : Que el rescate no te amargue la jubilación


¿Por qué elegimos mal nuestro plan de pensiones?

Las rentabilidades que están dando los planes de pensiones en algunas de sus categorías son altas y muy similares a las de los fondos de inversión, sin embargo, no todos los ahorradores se están aprovechando de ellas, ya que una mayoría de partícipes elige mal su plan. En España, los 10 planes de pensiones más populares acumulan el 70 por ciento del ahorro mientras que los 10 planes más rentables solo acumulan el 5 por ciento.

Los planes de pensiones están dando una rentabilidad «óptima», en opinión de los expertos, sobre todo en aquellas categorías que invierten en renta variable. Según datos de Invercola rentabilidad media anual de la totalidad de planes de pensiones ha crecido en el último año un 3,81 por ciento. Este porcentaje se incrementa en las categorías de planes de renta variable, que en el mismo periodo alcanza el 15,74 por ciento, y en los de renta variable mixta que han subido un 7,61 por ciento. «Estos retornos están, prácticamente, al mismo nivel que los de los fondos de inversión», afirma Paula Mercado, directora de Análisis de VDOSJavier Urones, analista de XTB, achaca esta rentabilidad a «la inercia positiva que ha tenido el año en renta variable».

No obstante, la mayoría de los partícipes no se beneficia de estos buenos rendimientos ya que, en general, no eligen bien su plan de pensiones y se dejan llevar por el regalo, las campañas de bonificación con que las entidades tratan de captarlos o por su deseo de lograr una desgravación fiscal. En España, los 10 planes de pensiones más populares acumulan el 70 por ciento del ahorro, mientras que los 10 más rentables solo acumulan el 5 por ciento del patrimonio, por lo que según Belén Alarcón, directora de Asesoramiento Patrimonial de Abante, la diferencia en términos de rentabilidad entre estos dos grupos puede llegar a ser del 5 por ciento anual en la categoría de renta variable.

Alarcón cree que los planes de pensiones son «un universo amplísimo» donde hay algunos «excelentes, mejores que otras alternativas de inversión, pero la gente elige su plan de forma poco profesionalizada. Se fija en el regalo que le dan o en lograr el ‘caramelo’ fiscal, lo que les impulsa a elegir planes populares y poco rentables».

Leer más : ¿Por qué elegimos mal nuestro plan de pensiones?

 


Tengo 50 años, ¿es demasiado tarde para abrir un plan de pensiones?

Como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena. Actualmente, las pensiones públicas no están aseguradas. Un aumento de la natalidad así como unas altas tasas de paro apunta a que el porcentaje de la pensión que se reciba no sea lo suficiente para seguir manteniendo el mismo nivel de vida. Por ello, una opción a la que cada vez más personas acuden es la de un plan de pensiones.

Se trata de un producto financiero y de ahorro con el cual se hacen aportaciones periódicas o puntuales para en un futuro disponer de un capital complementario a la pensión ofrecida por el Estado.

Por supuesto, este producto es totalmente voluntario. Sin embargo, ¿cuándo es un buen momento para abrir un plan de pensiones? No es lo mismo abrir uno al comienzo de la vida laboral, que a los 30 o incluso a los 50 años.

A mayor edad más esfuerzo

La razón de esto es que cuanto antes se comience a aportar a este plan de pensiones, se dispondrá de más años para contribuir al mismo; y por tanto, un menor esfuerzo para el inversor.

La cantidad que una persona de 20 años debería ahorrar es de menos de 3.000 euros al año, lo que se traduce en más de 6.000 si la edad a la que se decide abrir un plan de pensiones es superior a los 50 años.

A pesar de ello, sí es recomendable un plan de pensiones a los 50 años ya que estos últimos no abandonan su razón de ser, la cual es seguir manteniendo el mismo nivel de vida que el inversor llevaba hasta el momento de la jubilación.

Además, las ventajas fiscales que obtendremos por el plan, a pesar de ser más limitadas-  serán a su vez beneficiosas.

Escoger un plan de pensiones adecuado

Eso sí, tal y como apuntan los expertos, habrá que escoger un plan de pensiones acorde a la edad y al perfil del inversor, antes de contratar el primero que nos aporte una buena rentabilidad. Además, es de gran importancia calcular el importe de la pensión una vez terminada la vida laboral.

Leer más : Tengo 50 años, ¿es demasiado tarde para abrir un plan de pensiones?