Que el rescate no te amargue la jubilación

Tantos años esperando para cobrar lo ahorrado durante buena parte de tu vida laboral, para que Hacienda nos dé un buen susto cuando queremos percibir nuestro plan de pensiones. Si no quiere que la Agencia Tributaria se quede buena parte de lo aportado, tendrá que sentarse antes a hacer números para intentar reducir, en la medida de lo posible, el impacto fiscal en el momento del rescate.

Lo primero que tiene que tener claro es que no es obligatorio cobrar el plan de pensiones en ninguno de los casos contemplados: desempleo, enfermedad, incapacidad…, ni siquiera cuando se convierta en un respetable jubilado. “El capital acumulado se puede mantener en el plan todo el tiempo que se desee para continuar generando rendimientos”, advierte Enrique Durán, director de desarrollo de negocio de CNP Partners. Incluso puede dejarlo para sus herederos.

También tiene que tener en cuenta que “las prestaciones derivadas de los planes de pensiones se consideran, en cualquier caso, rendimientos del trabajo en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y nunca tributan en el impuesto de sucesiones (IS)”, recuerda Javier Bergé, responsable de la correduría y desarrollo del negocio de pensiones de GVC Gaesco. “Por tanto, los beneficiarios tributarán por esos rendimientos en su declaración al tipo marginal que le corresponda, ya que los mismos pasan a elevar la base imponible general”. Es decir, ni siquiera cuando se hereda ese plan lo percibido puede contemplarse dentro del impuesto de sucesiones, muy bonificado en algunas comunidades autónomas.

Así que, si no quiere arruinarse en su primera, y siguientes, declaraciones de la renta como jubilado, le merece la pena seguir los consejos que ofrecen los expertos en estas lides.

Aquí la clave está en si se han hecho aportaciones o no antes de 2007. Si es así, a la hora de hacer el rescate aún es posible beneficiarse de una bonificación del 40% del dinero aportado, cumpliendo con los requisitos marcados por la ley y siempre teniendo en cuenta el ejercicio en que acaezca la contingencia. Eso sí, únicamente nos podremos beneficiar de esa deducción del 40% en el primer cobro que percibamos en forma de capital.

Leer más : Que el rescate no te amargue la jubilación

¡Compártelo!